domingo, 20 de abril de 2014

Todos tenemos un lado oscuro.

Soy una villana, un monstruo oculto entre las sábanas de tu cama. Porque no soy exactamente como crees que soy, porque hace tiempo que no sé a donde voy.
Tal vez debería de haber seguido estudiando, pero sentía que todo el mundo me estaba evaluando. Así que preferí escaparme y vivir de noche, sin pensarlo me subí a tu coche.
Ahora vivo como siempre había querido, y mentiría si te dijese que no he bebido.
Nunca había creído en el bien o el mal, es solo una manera para culpar a lo imaginario de tus malas decisiones. Pero ahí estás tú, enseñándome todas mis imperfecciones.
Porque todo el mundo tiene un lado oscuro. Se supone que en este lado debería de ser mala, pero ahora mismo estoy perdida y no encuentro la salida.
Tal vez no supe jugar bien mis cartas y acabé perdiendo toda la baraja, por eso siempre guardo una navaja.
Porque siento que me ahogo con el humo del cigarrillo y el olor de tu colonia, pero tú lo solucionas con tus besos de parsimonia.
Escogí un mal camino, es algo que ya he asumido. Pero entre botella y botella beso tu boca y siento que me vuelvo loca.
Porque ahora vivo entre la droga y el alcohol, cada noche en un diferente colchón.
La hija del demonio me llaman, tal vez es verdad y estoy maldita porque no recuerdo nada de nuestra primera cita.
Me siento cada vez peor y lo más probable es que vendiera mi alma para que desapareciese, puede que no lo haya hecho por contradecir a todos lo que querían que me rindiese.
Ahora necesito ayuda, pero no hay ninguna mano tendida, y solo puedo sujetarme a tu recuerdo para no caer rendida.
Y es que aún siento tus besos por mi cuerpo, dejando un cosquilleo sobre mi piel, como el fantasma de un recuerdo que se niega a volver.
Porque sigo desahogándome con la botella y en la cama de cualquiera. Porque mi cuerpo está hasta arriba de droga y tabaco que son solo una solución para un rato.
Pero ya no tengo nada más que decir, ya no me queda más carmín con el que escribir. Porque mis pulmones no cogen el aire que necesitan bajo el agua de la bañera, porque simplemente es algo que no merece la pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada